Con afecto..

Tuesday, August 9, 2016




Me dijo alguien bien sabio que todo lo que haces con afecto sale bien.  Me pareció facilito porque enseguida cambia el enfoque que uno tiene lleno de metas y agendas a uno donde estas verdaderamente disfrutando y haciendo algo por amor al arte.  Eso ahuyenta las miles de excusas y miedos por un final más divertido y lleno de ilusiones.  Es algo más infantil, del corazón.  Tipo cuando eras chiquita y lo que sea que hicieras por más lleno de frustración que fuera, si estabas riéndote y contento podían pasar horas en el plan.  

Hoy le dicen "flow" al trance que uno entra cuando estas inspirado, haciendo algo que te aísla de los conceptos tiempo-espacio.  Me parece sospechoso que la frase está como reservada para unos pocos cristianos de alto rendimiento cuando en verdad es bien accesible para quién se entrega.  

Esa mística levitación la sentía a los diez años cuando salía patinar. Se me hacía de noche y las incontables caídas eran un hipo que con todo y el ardor de la raspada miraba a esa loma con cara de no-me-voy-a-dejar.  El apuro que traía el atardecer con el aviso inminente de mi mamá para que entrara a comer era más fuerte que cualquier dolencia.  Me acordaba de la bendita raspada cuando el jabón en la ducha ponía la película de estrellas!  Y eso no hacía que renunciara a la patinada del día siguiente igual.

Como adulta, se prende el disco rayado con el me caigo, me están viendo, esto no me va salir nunca, no soy buena en esto, toy demasiado rookie, no tengo tiempo, necesito ponerme Fucidín. Claro porque no está la niña libre de metas ajenas y necesidades de aprobación que solo quiere poner música.  

Cómicamente me acuerda a la película de Nemo que todos temían el East Australian Current o el EAC, pero no había nada horroroso y estaba lleno de tortugas fresh "going with the flow."
























      









 









Todo tiene mi nombre?

Friday, August 5, 2016







Pregunta: nos vamos a sentir halagados o ofendidos cuando nos dicen "esto es tu estilo." Y qué tal si en verdad no es.  Ahhh qué lío no?  Cosa para ponernos inmerecidamente filosóficos, por no decir trabados, en una alelazón.  Pero para que más sirven las alelazones, sino es para pretender robarnos la calma y jugar con nuestros intentos de pasar la susodicha página.  


Dejo ganar a mi lado vano y sensible y la página se queda. Viene la vaina porque enseguida me peleo sola y hago un inventario de cómo he podido ser tan predecible porque en serio, la peguen o no con mi estilo, lo que me molesta es: ser predecible. ¡Y para colmo ni es mi estilo! Ya ven, me quedo en esta página porque he dicho!

Debe notarse que me opongo al rosado, a los prints, a los manicures de colores fashion, a los trajes de pedrería, a las ruchas, los excesos de maquillaje, los zapatos de logos, a nuestras siliconas enseñando escote, a los vestidos de princesa y a Haloween sin dizfrazes. Pero como sé que tengo estas reglas, me peleo conmigo misma porque quiero pensar que todo se vale in love and war, osea fashion.  A veces, me rebelo y rockeo estas cosas porque me gusta el sarcasmo. Y así mismo, encuentro lo que estaba buscando:  Lo que me vuelve predecible es buscar no serlo.

Qué humillante proposición pero del dolor nace el arte.  Decido pasar la página asique, en verdad, mi estilo o no: manda eso! Vamos a roquear esta vaina ya mismo!   Soy predecible y todo tiene mi nombre.

Belleza.

Hasta otra página. 



Fotos Levi Walton